Relato sobre la experiencia de escolarización de un niño con necesidades educativas especiales

Lo que viene a continuación es un relato escrito a modo de sainete en el que describo la experiencia reciente que hemos tenido en el colegio de nuestro hijo cuando hemos llamado a su puerta para pedir una atención educativa adaptada a sus circunstancias, atención que nos ha sido denegada de muy buenas formas. Os la mando también a vosotros pues esto no es más que la punta del iceberg de lo que está ocurriendo con estos niños.

Un saludo,

Belén

Superdotados no, gracias. (O la desatención educativa en mi escuela).

Personajes:

Los padres de un niño alumno de primaria de la red pública vasca.
Asesor del Berritzegune (organismo público que asesora a los centros educativos).

1er acto

– Ustedes dirán qué les trae por aquí.

– Pues mire, es que nuestro niño tiene unas pataletas tremendas porque no quiere venir a la escuela. Dice que a ver cuando le cambiamos a otra donde se aprenda. Nosotros, muy preocupados por el tema, le hemos llevado a hacer unas pruebas y nos han dicho que el niño tiene un CI de superdotación y hemos pensado que esto puede ser la explicación de su rechazo.

– Miren, ustedes están atribuyendo una relación causal a un hecho casual. Vamos que eso que me cuentan es una casualidad.

– (Boquiabiertos), ¡ah! ¡casualidad!.

– Bueno pues no se preocupen tanto que yo al chaval le veo contento.

– Ah, pero ¿le ha visto ya?

– No, no le he visto.

– ¿Y le va a hacer algún tipo de prueba para confirmar si se trata de un niño de altas capacidades como dicen ahora?

– No, para eso vayan a un gabinete privado.

– Pero nosotros queríamos que le valoraran ustedes y que le hicieran una adaptación curricular de esas que dice la LOE.

– Pues aquí no tenemos de eso. Aquí todos los niños tienen que cumplir los objetivos y además el suyo tiene muy mala letra.

– Es que está aprendiendo a escribir y además todavía le queda mucho para médico.

– Pues tiene que hacer las fichas como todos aunque cumpla los objetivos.

– Y entonces ¿qué hacemos?

– Apúntele ustedes a actividades de esas que fomentan el pensamiento divergente y la creatividad, que son muy buenas para estos niños.

– Entonces, ¿sí que le parece que puede ser un niño de altas capacidades?

– Bueno, con ese CI sí, pero los profesores me han dicho que a ellos no les parece muy listo.

– ¿Pero y en que datos se basan?

– Yo me baso en lo que me dicen los profesores y si ellos me dicen que no les parece un niño de altas capacidades pues no tomamos medidas y punto y además esto no va a figurar en su expediente académico. Adiós y tranquilos, que su hijo no es el único que no quiere venir a la escuela.

(Boquiabiertos de nuevo) Como diría el torero, en dos palabras im presentable, ¿o era im presionante? ¡Uy no sé, tengo un lío!

FIN

Así está el patio en la escuela pública de nuestro hijo, la del eslogan “para que lleguen tan lejos como quieran”.

Quiero añadir que los niños superdotados no son superniños, sino niños que aprenden de un modo diferente y que por ello tienen unas necesidades educativas especiales.

Sólo la auténtica libertad educativa nos permitirá a muchas familias atender éstas necesidades sin menoscabar sus deseos de aprender.

¿Qué peligros tiene enseñar a los niños en su propia casa?

El periódico valenciano Las Provincias publica hoy un artículo titulado «¿Qué peligros tiene enseñar a los niños en su propia casa?«.
Desde la Plataforma por la Libertad Educativa, manifestamos nuestro desacuerdo con el tratamiento dado a esta información, que consideramos tendencioso y absolutamente falto de rigor periodístico. Por ello, hemos remitido la siguiente carta al director del citado periódico (habria mucho más que objetar al artículo, pero la extensión adecuada para una carta al director no nos permite extendernos en demasía):

Sr. Director:
En la edición del 19.03.2012 de su periódico, se publicó una información acerca de los peligros de enseñar a los niños en su propia casa, modalidad educativa generalmente conocida con el término inglés “homeschooling”.
Resulta preocupante el alto grado de desconocimiento que el Sr. Ferreirós, decano de la Fiscalía de Menores de Alicante, parece tener sobre este tema, a la luz del artículo mencionado. La educación en casa no implica que los niños estén desamparados en ningún sentido, ni que no socialicen adecuadamente. Sí es cierto que, en la mayoría de los casos, no siguen un sistema de enseñanza homologado, pero ello se debe a que la administración educativa no les proporciona las herramientas necesarias para hacerlo.
Es sintomático de una sociedad altamente institucionalizada el hecho de que las fiscalías de menores se dediquen a perseguir a familias que se responsabilizan plenamente de la educación de sus hijos cuando hay muchos otros menores que, a pesar de estar escolarizados, se encuentran en riesgo de exclusión social, que son víctimas de violencia escolar o familiar, o que se encuentran en situación real de desamparo y abandono por parte de sus padres.
La obligatoriedad de la escolarización carece de sentido en una sociedad cuyo sistema educativo está a punto de alcanzar una cota de fracaso del 40%. Pero, es más, aún teniendo un sistema educativo eficiente (de lo que España se encuentra más lejos que cerca), lo que está en juego es la libertad de las familias de elegir la educación que consideren más adecuada para sus hijos. Coincidimos plenamente con la afirmación de que “elección de los padres condiciona el futuro de sus hijos”, pero ésta es aplicable tanto en un sentido como en otro. Cualquier decisión que los padres tomen sobre las vidas de sus hijos les va a condicionar. ¡En eso consiste la crianza!
Desde la Plataforma por la Libertad Educativa (libertadeducativa.org) les emplazamos a que investiguen la realidad de la modalidad educativa consistente en la no escolarización y a que publiquen, también, todos los beneficios que conlleva, que son mucho mayores que las desventajas.

Manifiesto fundacional

Considerando:
Que los padres son los primeros y principales responsables de la educación de los niños y jóvenes;
Que el homeschooling (educación en familia) y el flexischooling (escuela flexible) son opciones educativas legítimas, eficaces y reconocidas en la legislación de diversos países;
Que el actual sistema escolar español demuestra su ineficacia aumentando, año tras años, los niveles de fracaso escolar; utilizando métodos educativos anacrónicos y manteniendo una estructura excesivamente rígida, en la que no cabe la atención individualizada ni se cubren las necesidades educativas de una gran mayoría de niños y jóvenes;
Que decenas de familias han sido perseguidas en España por haber tomado la decisión consciente de responsabilizarse personalmente de la educación de sus hijos, siendo injustamente acusadas de dejación de deberes parentales y del delito de abandono de familia;

Los miembros de la Asociación Española por la Libertad Educativa

MANIFESTAMOS
Nuestra profunda convicción de que el fin de la persecución administrativa y judicial contra las familias que educan sin escolarizar sólo será posible si se da un cambio en la embarullada normativa que regula la educación, que impone diez años de escolaridad obligatoria y que no distingue claramente entre educación en casa y absentismo escolar.
Y nuestra más firme intención de trabajar para que se produzca una profunda reforma estructural en el sistema educativo español, que comprenda la inclusión en la legislación vigente de fórmulas educativas al margen de la tradicional escolarización presencial, tales como la escolarización a distancia, la escolarización flexible y la educación sin escolarización, haciendo especial énfasis en esta última modalidad.
Madrid.
Año 2012.