Congreso Internacional Inteligencia y Talento (I y II)

El pasado mes de noviembre, asistimos al Congreso Internacional Inteligencia y Talento, organizado por la Fundación SEK, en la Universidad Camilo José Cela de Madrid.

Protagonista indiscutible y maestra de ceremonias del Congreso fue la psicóloga especializada en Altas Capacidades, Luz Pérez. Descubrimos su papel impulsor y fundador del Programa Estrella de la Fundación SEK hace 25 años, a través de la UCJC. El programa Estrella es un programa de enriquecimiento para alumnos de Altas Capacidades en el ámbito privado.
Tres congresistas extranjeros nos ofrecieron los resultados de sus investigaciones sobre una parcela u otra de la inteligencia. Salvo la propia Luz Pérez, que intentó algo muy difícil, dar una idea global de los conceptos de inteligencia a lo largo de la historia y su situación en la actualidad.
La mayor parte del Congreso giró en torno al Programa Estrella de la Fundación SEK, desde cómo surgió hace 25 años, a cuáles son sus objetivos y su hoja de ruta, incluyendo testimonios de antiguos alumnos del propio Programa Estrella o de los padres de alumnos actuales. Habló la actual directora del Programa para Madrid y los distintos directores de los tres colegios SEK que existen actualmente en la capital y provincia de Madrid, así como exalumnos que han creado una serie de hermanos pequeños del Programa Estrella allí donde se localiza el ejercicio de su profesión docente.
Christoph Perleth, Catedrático de Psicología de la Educación Especial y Experto en superdotación, entre otros títulos y méritos curriculares, abrió el congreso con la exposición del curso para maestros de infantil y primaria sobre la promoción inclusiva de alumnos superdotados, en la Rostock University, Alemania. Pronto, veríamos muchos paralelismos con los fundamentos del Programa Estrella de la fundación SEK. El curso alemán se basa en el Modelo de Múnich sobre la relación Talento-Resultado. En la estructura modular del curso, destaca el dedicado a la Introducción al diagnóstico y al apoyo de la Alta capacidad, así como el dedicado a la Didáctica de la enseñanza inclusiva de superdotados.
Módulos del curso
Finalmente, se hizo hincapié en sus tres métodos didácticos especiales, los diarios de aprendizaje, los portafolios y los grupos de intervisión, métodos que lograban una profundización de los contenidos y una holística intrapersonal del aprendizaje conseguido.
Luz Pérez, por su parte, puso en cuestionamiento la validez del CI como medida de la inteligencia humana. Empezando por el informe Neisser y acabando por El Elemento, de K. Robinson y Arónica, dio repaso a los principales hitos en la difusión internacional del concepto de inteligencia. En un siguiente apartado, pasó a revisar las certezas e incertidumbres a las que ha llegado la comunidad científica sobre la inteligencia humana en el nuevo siglo. Cuestiones sobre la mente y el cerebro que no se cuestionaban o sobre las que no se establecían interrogantes con anterioridad, han pasado a ser objeto de estudio minucioso: la heredabilidad y la genética, los elementos moduladores en el desarrollo fisiológico e intelectual, la relación entre el volumen cerebral y la inteligencia, y la velocidad en el procesamiento de la información. Cuestionamientos sobre los nutrientes y micronutrientes: cómo influye la alimentación en la síntesis de los neurotransmisores y cómo están interrelacionados los cambios nutricionales y la capacidad cerebral. Especialmente interesante fue el apartado dedicado a la pregunta ¿Somos ahora más inteligentes? Y su explicación a través del Efecto Flynn, al comprobar que existe una subida continua, año por año, del cociente intelectual a nivel mundial, pero que esta subida no se produce en la misma proporción en todos los países o zonas del planeta. Y, por último, se habló de la interrelación existente entre educación, tecnología e inteligencia. El broche que cerró su intervención fue un deseo centrado en la frase del filósofo y pedagogo John Dewey: “lograr que cada niño desarrolle al máximo sus capacidades”.
Y precisamente, lograr que cada niño desarrolle al máximo sus capacidades es la finalidad del Programa Estrella de la Fundación SEK, conseguir que los niños de AACC conserven su motivación innata, tener en cuenta sus verdaderos intereses y ofrecerles esos contenidos en los que están interesados de forma que supongan un aprendizaje significativo para ellos, apoyando el pensamiento lateral y procurando que el monitor de los talleres del programa sea un facilitador, adaptándose a los ritmos y profundidad que requieren los alumnos de AACC, apoyándose en la idea del estudiante como creador, en vez de cómo alumno pasivo. Para los alumnos la mayor fuente de motivación es que los talleres se seleccionen a propuesta de los ellos mismos, eligiendo los favoritos por orden de preferencia.
También se presentaron lo que llamaron hermanos pequeños del Proyecto Estrella, creados y dirigidos por exalumnos del mismo, como el Ronsel da Campus en Galicia o el Proyecto Golilandia en Jaén. Para todos ellos, tiene una especial importancia tanto la escuela de padres como la de docentes, dirigidas ambas a comprender las necesidades específicas de los alumnos AACC y a dotarlos de herramientas para poder satisfacerlas.
Una sorpresa agradable fue escuchar también a una orientadora escolar, la titular del EOEP de Alcalá de Henares, Mª Jesús Arranz, y comprobar cómo se está haciendo un replanteamiento por parte de los colegios oficiales sobre las premisas clásicas de detección y atención a las AACC, entre otras cuestiones dejando participar a los alumnos en su propio proceso de aprendizaje, preguntando cómo y qué quieren aprender. A través de la estrategia ACEH, se realiza una diferenciación curricular que mejora la respuesta educativa de los AACC en beneficio de todo el grupo aula.

No menor fue la que nos produjo saber que, financiado por Pryconsa y con la colaboración de la Fundación SM, se han hecho experimentos educativos en 8 centros oficiales de la Comunidad de Madrid, con más de 2.200 alumnos evaluados, que han tenido por objetivo la detección de alumnos con altas capacidades y el estudio del proceso de implantación de una metodología inclusiva basada en el aprendizaje cooperativo y la enseñanza diferenciada. En ellos, han formado parte del proceso de evaluación también la familia y los iguales de los niños evaluados. Los resultados de este proyecto se han recogido en el libro Alumnos con altas capacidades y aprendizaje cooperativo, que se puede descargar de forma gratuita aquí.

 

La profesora de educación física Sonia Vidal nos ofreció su particular visión sobre cómo una asignatura “maría” se ha convertido en una de las más divertidas y enriquecedoras de sus alumnos, creando un programa extracurricular de actividad física y deporte para niños con altas capacidades, consiguiendo objetivos más que deseables, como el aumento de la autoestima, la mejora del autocontrol, la facilitación de las relaciones personales y la toma de decisiones o el sentimiento de integración y de pertenencia a un grupo. Asimismo elaboran patrones motores nuevos, descubren su cuerpo y sus posibilidades, mejoran el bienestar general y les ayuda a regular el sueño. Permitiendo que el alumno se autoevalúe al finalizar cada sesión, y también pueda evaluar  a la docente.
Especialmente interesante fue la participación de la Directora del Centro para el Estudio de la Superdotación de la Radboud University Nijmegen, Holanda, Lianne Hoogeveen. Con ella llegaron las preguntas, la reflexión sobre los caminos andados hasta ahora, sobre las implicaciones de la detección y de la no detección de las AACC. Ideas como que la identificación puede significar también exclusión para los alumnos no identificados como de AACC y que pierden la oportunidad de utilizar o verse favorecidos por esos recursos que se facilitan a los identificados de AACC. Nos habla de que la detección debe orientarse a mejorar recursos que también se apliquen a los alumnos que se pasa por alto sin medidas de identificación. Nos expuso cómo la falta de acuerdo en cómo identificar se basa en el desacuerdo existente sobre la naturaleza de la superdotación. Y cómo se recomienda que se utilicen varios métodos conjuntamente al realizar la identificación, utilizar métodos válidos y seguros y no utilizar un valor límite, tener en cuenta que en diferentes entornos culturales la superdotación se puede manifestar de diferentes maneras. En su estudio se tienen muy en cuenta los distintos perfiles de desarrollo a la hora de abordar la atención educativa:
Perfiles de desarrollo
La última ponencia estuvo a cargo de Robert J. Sternberg, Profesor en Cornell University (New York) y antiguo Director del Centro de Psicología de Habilidades, Competencias y Experiencia en Yale University y autor de más de 1500 publicaciones sobre inteligencia, creatividad y aprendizaje. En ella se exponen algunas ideas que resultan bastante predecibles sin necesidad de realizar un estudio. Éste, con el título de Cultura, Inteligencia y Sociedad, emite ciertas conclusiones:
– Niños y adultos son capaces de realizar determinadas tareas en un contexto social pero no en otro.
– Los niños pueden realizar tareas contextualmente relevantes a expensas de tareas académicas, como en el estudio de inteligencia práctica en Kenya, en el que se ve cómo la correlación entre la inteligencia práctica y la académica es inversa. Algo similar se extrae del estudio sobre los Yup’ik de Alaska, en el que los niños de zonas urbanas rindieron mejor en los test de inteligencia académica que los niños de zonas rurales y éstos rindieron mejor en tests de inteligencia práctica que los niños de zonas urbanas.
– Los niños pueden tener habilidades prácticas significativas que no son reconocidas en ningún test académico.
– En el estudio efectuado en Rusia sobre la inteligencia práctica y académica, se deduce que ambas predicen la salud física y mental, pero que la inteligencia práctica lo hace en un nivel superior
– La salud física puede moderar el desempeño de las evaluaciones, como se desprende el estudio de las infecciones parasitarias en Jamaica: los niños que están infectados se desempeñan peor en relación a niños sanos.
Robert J. Sternberg
– La evaluación dinámica puede revelar habilidades cognitivas no mostradas en evaluaciones estáticas, tal como se vio en el estudio realizado en Tanzania.
– La inteligencia puede ser cosas distintas en distintas culturas (estudios en EEUU, Kenya y Taiwan): En Taiwan se distingue entre cuándo hay que mostrar socialmente la propia inteligencia y aquellas ocasiones en que no hay que mostrarla. En Kenya, sin embargo, se distingue entre conocimiento (Rieko), comprensión de las complejidades de determinada situación (Winjo), iniciativa (Paro) y respeto (Luoro). En California, los profesores enfatizan las competencias cognitivas, en cambio, entre los padres, los angloamericanos y asiático americanos enfatizaban las competencias cognitivas mientras los hispanoamericanos enfatizaban las competencias sociales.
– El estudio de matemáticas entre los Yup’ ik en Alaska revela que se obtienen mejores resultados cuando se estudian conceptos geométricos triárquicamente que cuando se hacen de forma convencional.

– La conclusión final es que cuando el contexto social es considerado: se reconocen mejor los talentos de los individuos, éstos tiene más capacidad de hacer uso de los mismos, los profesores evalúan y enseñan mejor y la sociedad utiliza mejor el talento de sus miembros.

Más información: http://www.ucjc.edu/congreso-internacional-inteligencia-y-talento/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *