Educar en casa… ¿utopía o realidad?

Más de una vez me han escrito o me he enterado de mamás que comienzan a interesarse por educar en casa a sus hijos y preguntan:
¿Cómo comienzo a educar en casa?
¿Dónde consigo el material para mis hijos?
¿En dónde me puedo inscribir al homeschool?
¿Qué debo usar, cómo debo comenzar?
¿El homeschool es un método?
¿Cómo debe ser el día correcto de un homeschooler en casa?
¿A cuántas actividades extraescolares lo debo inscribir?
¿Debo construir un salón para mi hijo?
¿Es indispensable hacer actividades Montessori?
¿A qué edad debo comenzar las clases formales en casa?
Y bueno, un sinfín de preguntas, todas totalmente válidas tomando en cuenta que educar en casa es algo que ciertamente muchas familias hacen pero que no es muy común ni algo conocido en general. Muchas veces a las familias nos cuesta trabajo desescolarizar nuestra mentalidad, una mentalidad con la que crecimos y nos formaron, por lo tanto en el momento de hacer homeschooling creemos que lo ideal es llevar la escuela a casa y hacer exactamente lo mismo que hacían nuestras maestras con nosotros, llevar un horario estricto y no salirnos de los parámetros escolares en ese tiempo.
Por esta razón y muchas otras, hoy quiero introducir la serie “Educar en casa… utopía o realidad”, que iremos compartiendo en este blog con la colaboración de varias familias de México, Estados Unidos y esperemos que también de España.
Esta serie se va extender varios meses, ya que nuestros invitados irán participando conforme sus actividades y compromisos se los vayan permitiendo. Y junto con la participación de varias familias que no son conocidas y que tienen mucho para compartir, también contaremos con la presencia de varias familias conocidas en internet y en el medio educador en el hogar como Mike Richardson, Laura Castellaro, Karisa Rivera, Priscila Salazar y Zabdiel Torres.
El propósito de esta serie es que con las experiencias, testimonios y ejemplos que cada familia:
  • Primeramente conozcamos como es un día común en la vida de cada una de las familias para darnos una idea de qué podemos esperar al hacer homeschool con nuestros hijos.
  • Nos demos cuenta de que cada familia usa métodos y libros muy diferentes y todos han tenido buenos resultados.
  • Localicemos, eliminemos y respondamos esas dudas, ideas erróneas y utopías que inicialmente surgen en nuestras cabezas, o que cometemos, como que el homeschool debe ser perfecto en todos los aspectos para que realmente funcione, creer que es algo tan maravilloso que nunca deben haber malos días o que hay que evaluar el desempeño de nuestros hijos según los parámetros establecidos.
  • Pero, sobre todo, darnos cuenta de que no existe un modelo idealpara educar en el hogar, que cada familia es un mundo totalmente único y lo que a uno le funciona a otro no, y que aprendamos a ser tolerantes entre nosotros para no creer que nuestra manera es la única correcta y que todos los demás están errando con su forma de trabajar en casa.

Espero que no se pierdan cada entrada que vaya surgiendo de la serie porque creo que esta será una experiencia muy enriquecedora. En lo personal yo estoy muy emocionada porque sé que voy a aprender mucho, vamos a localizar errores que tal vez estemos cometiendo y esto nos va a llevar a ampliar nuestro panorama y a tener un mejor entendimiento de lo que es educar en el hogar de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *