Abrumando a los niños…

Experto en pedagogía Waldorf sostiene que es ridículo abrumar a los niños con notas y evaluaciones.

Por lo anterior en este método es muy importante que los niños tengan tiempo para ser niños, puedan jugar y aprender con el movimiento, lo que se contrapone al modelo de las escuelas tradicionales, donde los alumnos aprenden sentados en una silla.

Si bien la este sistema educativo es popular en Alemania y países escandinavos, cada vez gana más adeptos de todas partes del mundo.

En las escuelas Waldorf son los niños quienes llevan el ritmo del su proceso educativo, ya que aprender a leer a después de los 6 años o incluso a los 8, y mientras están en edad escolar tienen una fuerte formación artística y musical. Según los defensores, este método permite que cuando los jóvenes llegan a la universidad, su rendimiento se sitúe sobre la media.

Christopher Clouder


Christopher Clouder, profesor y escritor, y uno de los máximos expertos de la pedagogía Waldorf, cree que la educación tradicional podría quedar obsoleta en unos años. En su parecer ya se cumplió el ciclo, puesto que procede del siglo XIX. Pero de todas formas aclara que no está todo mal en ella, sino que necesita evolucionar.


Según el experto se debe poner énfasis en la autoexploración, ya que los niños necesitan que se les estimule la creatividad, el coraje y el trabajo en equipo, más que que enfocarnos en que asimilen ciertos conocimientos, ya que todo lo que nos podemos preguntar tiene una respuesta en internet.

Respecto al actual sistema educativo, Clouder sostiene que desde muy temprana edad los niños son expuestos a un entorno muy competitivo, cuando lo natural en ellos es cooperar con sus pares.

De igual forma lamenta que la gran obsesión actual sea transformar a los niños en unidades económicamente operativas en un corto plazo e indica que aunque no se presione con plazos, los niños de igual forma aprenden y más rápido de lo que todos creen, por lo que a su juicio abrumar a los chicos con exámenes y notas desde muy temprana edad es ridículo, tal como consigna cincodias.com.

Para muchos la idea pasar por la escuela y no tener exámenes, puede resultar poco efectivo, pero en las escuelas amparadas bajo este método, los niños pasan distintos retos y su meta es realizarlos cada vez mejor, ya que abogan por la autosuperación, que es algo que dura para toda la vida. Y añade que los exámenes como todos los conocemos cobran sentido cuando tienen mayor edad.

Como se mencionó anteriormente, por su contribución al desarrollo personal, el arte y la música tienen un papel fundamental en la pedagogía Waldorf. Christopher Clouder ahonda en este tema expresando que aportan armonía y todas las artes implican movimiento, agregando que cuando a los niños se les deja solos dibujan, cantan, saltan, se mueven y esto tiene una respuesta científica: el movimiento genera sinapsis en el cerebro, estimulando las conexiones neuronales.

Asimismo se ha demostrado que aquellos niños que tienen una gran educación artística, poseen una mejor salud mental, la deserción escolar disminuye, así como también el consumo de drogas.


Fuente: http://reevo.org/externo/abrumar-a-los-ninos-con-notas-y-evaluaciones-no-seria-la-mejor-tecnica-educativa-2/

(Hasta) la Unesco pide un cambio en el modelo educativo actual

Considera urgente replantearse los propósitos de la educación, tal y como ha presentado en el informe ‘Repensar la educación: ¿Hacia un bien común mundial?’.

La transformación sin precedentes que está generando internet en un mundo cambiante, donde es más necesario adquirir competencias que conocimientos disciplinarios, hace que sea urgente replantear el propósito de la educación y el del aprendizaje, según el documento presentado el pasado 14 de julio por la Unesco.

‘Repensar la educación: ¿Hacia un bien común mundial?’ es el nombre del documento elaborado por la agencia de las Naciones Unidas para la Educación y presentado el pasado martes en catalán en Barcelona, que vio la luz en el Fórum Mundial de Educación que se celebró este año en Corea, para establecer los objetivos para la educación hasta 2030.

El próximo mes de octubre, está prevista la presentación de la publicación ‘Rethinking Education’, en inglés en Nueva York.

El presidente del Centro Unesco de Cataluña, Eduard Vallory, y el coordinador del documento y miembro del Programa de Investigación y Prospectiva Educativa de la Unesco, Sobhi Tawil, han sido los encargados de presentar el citado documento al centenar de asistentes que llenaban el auditorio de La Pedrera de Barcelona.

La educación en la era de internet

Ambos han coincidido en estructurar sus intervenciones a partir de algunas citas del documento y han subrayado que Internet “ha transformado la forma en que las personas tenemos acceso a la información y el conocimiento, la forma en que interactuamos y las prácticas de la gestión pública y las empresas, lo que necesariamente ha de impactar en la forma hemos entendido hasta ahora la educación“.

Vatllory ha citado el documento presentado hoy para señalar que “nunca había sido tan urgente replantear el propósito de la educación y la organización del aprendizaje”.

Por su parte, Sobih Tawil ha puesto énfasis en que este replanteamiento se ha de hacer “desde una visión holística que supere las dicotomías tradicionales entre aspectos cognitivos, emocionales y éticos”, centrada en competencias, en lugar de en los conocimientos disciplinarios.

En su intervención, el coordinador del documento ha señalado la importancia de “aprender, desaprender y reaprender“, que continúa más allá de la educación formal y los sistemas de formación.

“Es igualmente importante que reconozcamos la necesidad de un enfoque holístico que reconozca la estrecha interdependencia entre bienestar físico e intelectual, así como la interconexión entre cerebro emocional y cognitivo, cerebro analítico y creativo”, ha subrayado.

Por su parte, Vallory ha destacado que los planteamientos del documento “Repensar la educación” coinciden con la dinámica de cambio que está viviendo el sistema educativo catalán, con muchas escuelas que han adoptado el trabajo globalizado interdisciplinar (a través de proyectos, espacios o rincones) y que desarrollan competencias que van más allá los conocimientos disciplinarios tradicionales.

En el acto, organizado con la Fundación Jaume Bofill, han participado las directoras de la Escuela Congrés-Indians de Barcelona, el Instituto Mont Perdut de Manresa y la Escuela Virolai, de Barcelona, tres centros innovadores que han aportado sus reflexiones sobre el cambio educativo que promueven.



A vueltas con los deberes de verano

Por Virginia Potts
felices sin deberes
Los niños ya llevan un tiempo envueltos en las vacaciones de verano y hace poco más de un mes los padres tuvieron que leer las recomendaciones de algunos profesores (por suerte, no todos) para que los niños/as practiquen matemáticas, lengua castellana, inglés y no sé cuántas cosas más en verano. Personalmente, soy una defensora de que los deberes (y más en épocas estivales) no son instrumentos pedagógicos sino herramientas abusivas. Los niños, y más con el sistema educativo actual que tenemos, se han pasado todo el curso estudiando para los exámenes, realizando deberes hasta posiblemente altas horas de la noche impidiéndoles así disfrutar de lo que únicamente son: niños. Me parece una increíble incoherencia que días después de haber terminado el colegio, por las mañanas o por las tardes, estén haciendo cuadernillos de repaso para que no se les olvide lo aprendido durante el año. Por lo que a mí respecta, eso me parece un error de los grandes.
Drawing_4
Mucho más de lo que pensamos, los niños se esfuerzan durante el curso por aprobar las asignaturas y ser inútilmente calificados con buenas notas creando en algunos de ellos un nivel de estrés que en niños no es para nada normal. Creedme, lo último que necesitan en verano, ni en navidades, ni en semana santa es ponerse a estudiar de nuevo como si todavía estuviesen en el colegio. Lo que realmente necesitan es descansar, aprovechar el tiempo vacacional haciendo lo que les gusta, descubrir experiencias nuevas, vivir la infancia y sobre todo jugar. Jugar muchísimo. Sus únicas preocupaciones tendrían que ser en cómo llegar a la pared sin que le pillen en un juego en el parque, en cómo secarse la camiseta mojada por un globo de agua para no llegar empapado a casa, en cómo salvarían ellos a la protagonista de un cuento que ha sido secuestrada por horribles piratas y en encontrar a sus padres o familiares jugando al famoso escondite.

Mi experiencia práctica de la escuela en casa

Mi nombre es Miguel Cid, soy maestro y un principiante en el ámbito de la libre educación. Soy seguidor de su página y me gustaría contar mi experiencia con mis alumnos. Su madre está totalmente de acuerdo en publicar este documento, de hecho ha sido idea de ella, para mostrarles a los padres y madres otro camino posible en la educación de sus hijos.


Hace ahora 5 meses, una madre me llamó para impartir a sus hijos una educación-formación alternativa al sistema educativo actual, debido a que han tenido malas experiencias en varios centros y querían/necesitaban un cambio. Por ello, me informé sobre la metodología que la madre quería y sobre los distintos tipos de enseñanzas que se adecuaban más a sus condiciones.

El trabajo realizado en casa con sus hijos combina por un lado “homeschooling” y por otro “el método Montessori”. Para aclarar conceptos, homeschooling consiste en educar en casa como alternativa al sistema educativo ejercido en los colegios e institutos, en los cuales, los alumnos carecen de motivación, de atención individualizada y de una enseñanza más práctica y adaptada a la vida real.

Por otro lado, el método Montessori se basa en trabajar sobre los intereses individuales de cada alumno/a y, a partir de ello, introducirles y aclararles conceptos dudosos, siendo el papel del docente más como guía que como profesor.

Puede que para muchos padres y madres estos conceptos suenen a una enseñanza futurista o poco convencional, pero hay países que llevan años utilizándolos y los resultados son notables.

Con dichos métodos podemos respetar los ritmos de aprendizaje, las necesidades, intereses y habilidades de cada alumno/a y cambiar la idea de aprender para aprobar un examen por la de aprender por aprender, por ampliar conocimientos y por interés personal. Aquí no hay niños/as que se queden atrás, no hay presión por las notas, no hay autoestima baja por terminar los ejercicios más tarde que sus compañeros y no hay presión para los profesores por dar un temario cerrado en un tiempo concreto, lo que se refleja en el ambiente relajado de la clase.

La escuela en casa ha recibido algunas críticas por el hecho de ser impartidas por familias sin experiencias educativas o porque los alumnos no lleguen a desarrollar un nivel adecuado de socialización. Para todo ello hay solución. En primer lugar, aconsejo a toda familia interesada en informarse de en qué consiste la escuela en casa, qué metodología seguir, como impartir las clases…para todo ello hay multitud de páginas web sobre el tema, además de muchos (demasiados) profesores sin trabajo que pueden apoyarles o realizar dicha función (como es mi caso).

Con respecto al tema de la socialización, según Adrián Candela, catedrático numerario de bachillerato: “los estudios existentes han venido a demostrar que los alumnos educados en casa son más maduros y están mejor socializados que muchos educados en la escuela”.

Se ha demostrado en numerosos estudios que los adultos que se educaron en casa tienen habilidades de comunicación, nivel laboral, económico y social igual o mejor que los que se educaron en colegios. Por lo tanto, esta opción educativa no crea, precisamente, desadaptados.

No hay una metodología que se considere “la mejor” ante las demás, es competencia de los padres saber elegir cual se adapta mejor a sus hijos.

En mi caso, en un día normal de clase los niños trabajan en algunos de sus proyectos, desayunan y tienen tiempo libre, ellos son los que eligen qué quieren hacer y cuando. Siempre hay temas de interés para trabajar e investigar, lo que les desarrolla el sentido de la iniciativa y autonomía. No se pretende que los chicos den una respuesta cerrada a las típicas preguntas de clase, sino que indaguen en el conocimiento de un tema y se impliquen por ellos mismos.


Otro aspecto importante es que no hay deberes, cosa impensable en el sistema educativo español hoy día. Aunque yo recomiendo siempre hacer algo de lectura, siempre de manera voluntaria. En concreto, mis chicos se han leído unos ¡¡20 libros en 4 meses!! Y cada dos semanas quieren volver a la biblioteca a por más, lo que se ha traducido en una mejora de la expresión oral-escrita y corrección de los errores ortográficos.
Por poner algún ejemplo real de proyecto trabajado en clase, destaco el que hicieron de Egipto. A través de dicho proyecto, pudieron trabajar sobre los dioses, los números romanos, las culturas antiguas, las religiones, costumbres, construcciones, formas poliédricas… en fin, a partir de una idea inicial se pueden trabajar multitud de contenidos adaptados a sus edades e intereses. Otra cosa que les encanta hacer en la clase son los debates, investigar sobre temas paralelos y argumentar, respetando el turno de palabra y la opinión del contrario.

Además de los recursos que ofrece Internet, encontramos más recursos en bibliotecas, en museos, en zoos, en casas de la cultura…

Cualquier niño/a que comienza a trabajar con estos métodos mejora en confianza, autoestima y autonomía, aspectos básicos para su desarrollo personal.

He impartido clases extraescolares y particulares, y trabajado en varios colegios pero la experiencia actual me ha podido abrir la mente hacia un mundo completamente nuevo en el ámbito educativo, aunque también he podido comprobar lo atrasados que estamos con respecto a este hecho.

Esto es todo.

Muchas gracias por la página que tenéis, me soluciona muchas dudas y subís cosas muy interesantes.

El mito de los deberes: legislación habemus.

Muchos conoceréis la obra de Alfie Kohn, El mito de los deberes. Desde el blog temático dedicado a ella os traemos una recopilación legislativa de la situación en España. Esperamos que os sea útil.

legislación

Por orden cronológico

Valoración sobre si están en vigor dichas leyes (aquí)

MINISTERIO DE EDUCACION Y CIENCIA (1973). RESOLUCIÓN de la Dirección General de Ordenación Educativa por la que se dan normas sobre la realización de trabajos escolares fuera de los Centros de Educación Básica. 20140 18 octubre 1973 BO del E.–Núm. 250 (enlace)

MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA (1967). Decreto 1106/1967, de 31 de mayo para el establecimiento de un nuevo plan de estudios del Bachillerato Elemental. (enlace)

MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA. (1957) Decreto de 31 de mayo de 1957. Plan de Bachillerato 1957. Reducción de asignaturas y simplificación de programas. Art. 5 d. (enlace)